From: Joanna M. Foster, ThinkProgress, Care2, More from this Affiliate
Published February 7, 2014 08:30 AM

Cerca de 82,000 toneladas de cenizas tóxicas de carbón derramadas en un Río de Carolina del Norte

Una tubería de aguas pluviales ubicada bajo un estanque de cenizas de carbón, sin aislamiento en el fondo, en una planta en Eden, Carolina del Norte, estalló la tarde del domingo, descargando decenas de miles de toneladas de cenizas de carbón en el río Dan.

 

ADVERTISEMENT

 

La empresa Duke Energy, propietaria de la Estación de vapor Dan River, que suspendió sus operaciones desde 2012, estima que entre 50,000 y 82,000 toneladas de cenizas de carbón y hasta 27 millones de galones de agua fueron lanzados desde el estanque de almacenamiento de casi 11 hectáreas. La fuga ha sido detenida, al menos temporalmente, mientras que Duke trabaja en una solución más permanente. Las cenizas de carbón son un subproducto residual tóxico procedente de la quema de carbón que por lo general se almacena con el agua en grandes estanques.

La comunidad más cercana en riesgo por el derrame es Danville, Virginia, que toma su agua del río Dan unos diez kilómetros aguas abajo de la laguna. Ningún problema de calidad del agua de calidad del agua ha sido reportado hasta la fecha.

"Esta es la última, la campana de alarma más fuerte hasta ahora de que Duke no debe ser el almacenamiento de cenizas de carbón en pozos anticuado cerca de cursos de agua de nuestro estado," dijo Frank Holleman , un abogado del Centro de Derecho Ambiental del Sur (SELC), al Diario Charlotte Business Journal.

SELC y otros han estado haciendo llamados para que Duke retire las cenizas de las cuencas de tierra, tales como la de Dan River, a estanques más seguros con aislamiento en el fondo para proteger las fuentes de agua locales. Duke tiene 14 plantas de energía de carbón en el estado, de las cuales 7 han dejado de operar.

Además de la contaminación del aire, las plantas eléctricas de carbón generan millones de toneladas de residuos cada año contaminados con metales tóxicos como plomo, mercurio, arsénico, cromo y selenio, más de las dos terceras partes de las cuales se descargan en vertederos, en instalaciones de almacenamiento o en minas antiguas.

El sudeste de Estados Unidos es el hogar de 40 por ciento de los embalses de las cenizas de carbón de la nación, y de acuerdo a la EPA, contiene 21 de los 45 embalses de alta peligrosidad de la nación.

El derrame de cenizas de carbón más notorio en el país fue en 2008 en una planta operada por la Autoridad del Valle de Tennessee; sólo unos días antes de Navidad, más de 1,000 millones de galones de cenizas de carbón irrumpieron a través de una presa en un estanque de almacenamiento y dañaron o destruyeron docenas de hogares y 121 hectáreas de propiedades frente al río.

A fines del mes pasado, la EPA anunció sus planes para terminar para el 19 de diciembre de 2014, por vez primera, las regulaciones federales para la eliminación de las cenizas de carbón. El anuncio fue parte de un acuerdo resultante de una demanda presentada en 2012 por parte de grupos ambientales y de salud pública así como de una tribu de nativos americanos.

Lea más con nuestro afiliado: Care2

Imagen Steam Station vía Shutterstock

Terms of Use | Privacy Policy

2017©. Copyright Environmental News Network