From: George Hale, NASA
Published March 12, 2014 11:19 AM

Muchos glaciares pequeños conforman el todo en Groenlandia

Una investigación que utilizó datos de la NASA está dando una nueva visión de uno de los procesos que causan que la capa de hielo de Groenlandia pierda masa. Un equipo de científicos utilizó observaciones de satélite y mediciones de espesor de hielo recogidos por la Operación IceBridge de la NASA para calcular la velocidad a la que fluye el hielo a través de los glaciares de Groenlandia hacia el océano. Los hallazgos de esta investigación dan una imagen más clara de cómo el flujo del glaciar afecta a la capa de hielo de Groenlandia y muestra que este proceso dinámico está dominado por un pequeño número de glaciares.

 

ADVERTISEMENT

 

En los últimos años, la Operación IceBridge midió el espesor de muchos de los glaciares de Groenlandia, lo que permitió a los investigadores hacer un cálculo más exacto de las tasas de descarga de hielo hacia el mar. En un nuevo estudio publicado en la revista Geophysical Research Letters, los investigadores calcularon las tasas de descarga de hielo de 178 glaciares de Groenlandia, en más de un kilómetro (0,62 millas) de ancho.

Las capas de hielo crecen cuando la nieve se acumula y se compacta en forma de hielo. Pierden masa cuando el hielo y la nieve de la superficie se derriten y se deslizan, y a través de los glaciares se descargan en el océano. La diferencia entre la cantidad anual que nieva sobre una capa de hielo y la suma de la fusión y la descarga se le llama un balance de masa. Cuando estos factores son iguales, el balance de masa está equilibrado, pero durante años la capa de hielo de Groenlandia ha tenido un presupuesto de masa negativo, es decir, la capa de hielo está perdiendo masa global.

Durante años, los procesos de fusión en la superficie y la descarga glaciar fueron más o menos iguales en tamaño, pero la superficie fundida se incrementó alrededor del 2006 y ahora supera a la producción icebergs. En los últimos años, las proyecciones del modelo por ordenador han demostrado un predominio cada vez mayor de la fusión en la superficie, pero una cantidad limitada de datos del espesor de los glaciares hecho que el cálculo para la descarga de hielo sea difícil.

La descarga de hielo es controlada por tres factores principales: el espesor del hielo, la forma glaciar del valle y la velocidad del hielo. Los investigadores utilizaron datos de radar de penetración de hielo de la operación IceBridge, la Sonda Radar de multicanal coherente o (MCoRDS), que es operado por el Centro de Teledetección de Capas de Hielo de la Universidad de Kansas, Lawrence, Kansas, para determinar el espesor del hielo y el terreno sub-glacial, y las imágenes procedentes de satélite, como Landsat y Terra para calcular la velocidad. El equipo utilizó varios años de observaciones para garantizar la precisión. "La descarga glaciar puede variar considerablemente en un año", dijo Ellyn Enderlin, glacióloga de la Universidad de Maine, Orono y autora principal del estudio. "Los cambios anuales en la velocidad y el espesor se deben tener en cuenta."

Vea más en  NASA's Goddard Space Flight Center y NASA's Ice Bridge.

Imagen  Glacial crevasse vía Shutterstock

Terms of Use | Privacy Policy

2014©. Copyright Environmental News Network