From: Oregon State University.
Published June 19, 2015 10:19 AM

Tenemos que considerar la naturaleza como un "capital" para hacerla más sostenible

Los investigadores han esbozado hoy, en una serie de informes, cómo los gobiernos, las organizaciones y las empresas se están moviendo con éxito, fuera de la explotación a corto plazo de la naturaleza, para abrazar una visión a largo plazo de la "naturaleza como un capital", el banco mundial definitivo del que dependen la salud y la prosperidad de los seres humanos y el planeta.

Los informes, publicados en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias, sugieren que se han logrado avances significativos en los últimos diez años, y que la gente, los responsables políticos y líderes de todo el mundo están empezando a entender los servicios ambientales como algo más allá de cortar un árbol o pescar un pez.

"La valoración de la naturaleza significa comprender las múltiples formas en que nuestras comunidades, la salud y las economías dependen de los ecosistemas", dijo Jane Lubchenco, un distinguido profesor de la Universidad Estatal de Oregon, ex directora de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) y co-líder de este grupo de estudios.

"En la actualidad existe una amplia apreciación de los valores de la naturaleza y estamos aprendiendo cómo incorporar ese conocimiento en las decisiones políticas y administrativas de los gobiernos, las instituciones financieras y las empresas", dijo. "En 10 años hemos pasado de una muy pobre comprensión a poderosos ejemplos en los que se trabaja con la naturaleza para beneficiar a la gente ahora y en el futuro."

Hay mucho en juego. El producto interno bruto del mundo ha aumentado casi 60 veces desde el comienzo de la Revolución Industrial, según señalan los investigadores, permitiendo un dramático incremento en la calidad de vida, incluso cuando la población de la Tierra aumentó.

Pero con las amenazas ambientales globales en el futuro y una población mundial que puede acercarse a 10 mil millones para el año 2100, la salud de la naturaleza se convertirá, literalmente, en un sistema de soporte de vida que ya no puede tolerar la producción y el consumo a corto plazo a expensas de la explotación natural. Los desastres como el derrame de petróleo de Deepwater Horizon en 2010, están siendo evaluados no sólo sobre la base de los daños inmediatos, sino también en cuanto a los costos a largo plazo, como la pérdida de filtración de agua, de la caza y la pesca.

Los científicos dicen que solo en años recientes estamos volteando hacia enfoques que podrían ayudar al planeta y a todos sus habitantes naturales a tener larga vida y prosperidad.

En los EE.UU., algunas prácticas de restauración costera ganaron el apoyo a medida que más personas entienden su valor para el secuestro y almacenamiento de carbono. En Denver, una junta de agua proporcionó $ 32 millones de dólares para obras de restauración de bosques para evitar daños a la calidad del agua causada por grandes incendios forestales.

Costa Rica se ha transformado de tener la tasa de deforestación más alta del mundo a uno de los pocos países con reforestación neta. Sudáfrica ha vinculado el desarrollo y la planificación de los servicios ambientales para distribuir mejor el agua, reducir la pobreza y evitar desastres. China está creando una red de "áreas de conservación de las funciones ambientales" que se centran en la conservación de áreas con un alto retorno de la inversión. En la Amazonia brasileña, la protección del medio ambiente ha ayudado a reducir la incidencia de la malaria, las infecciones respiratorias agudas y la diarrea.

Continúe leyendo en  Oregon State University.

Imagen de terrazas de arroz en Vietnam vía Shutterstock

Terms of Use | Privacy Policy

2017©. Copyright Environmental News Network