From: Joi Sears, Triple Pundit
Published December 3, 2015 01:47 PM

Desiertos de alimentos

Los desiertos de alimentos, esas grandes extensiones de zonas urbanas y rurales vacíos de fruta fresca y verduras, son una epidemia que va en aumento y que afecta a más de 23,5 millones de personas a nivel nacional en los EEUU. Afectan desproporcionadamente a los ocupantes pobres de los barrios de bajos ingresos, los desiertos de alimentos son el resultado de la falta de acceso a una alimentación saludable.

Mientras que los desiertos de alimentos tienen a menudo pocas tiendas de comestibles y mercados de agricultores, los mercados rapiditos locales y las cadenas de comida rápida, crecen de una manera rampante. Estos puntos de venta ofrecen una abundancia de alimentos procesados, azucarados y cargados de grasa, que son contribuyentes a la epidemia de obesidad de nuestra nación y la principal causa de una serie de otras enfermedades conocidas.

La falta de acceso a la fresca, sana y nutritiva alimentación, es el combustible para el hambre, la inseguridad alimentaria y la malnutrición, que afecta negativamente a 1 de cada 7 hogares de todo el país. Los trabajadores pobres que luchan para pagar buena comida y carecen de transporte para obtenerla, son a menudo atrapados en los barrios que limitan sus opciones todavía más.

Y, mientras que el hambre no tiene fronteras, impacta a algunas comunidades más que otras. Los afroamericanos son más propensos a sufrir la pobreza, la inseguridad alimentaria y el desempleo, que sus contrapartes blancas no hispanas. Los niños también se encuentran entre aquellos que se ven afectados más negativamente por la inseguridad alimentaria y la malnutrición. Hay más de 15 millones de niños con hambre, en los Estados Unidos solamente.

Continúe leyendo en  Triple Pundit.

Imagen de supermercado vía Shutterstock

Terms of Use | Privacy Policy

2017©. Copyright Environmental News Network