From: RIKEN Center for Sustainable Resource Science
Published June 22, 2016 07:51 AM

Mejora de la tierra con biomasa quemada

Los investigadores del Centro RIKEN de Ciencia sobre Recursos Sustentables en Japón, han demostrado que la biomasa torrefactada (biomasa que ha sido calentada en ausencia de oxígeno, NT) puede mejorar la calidad de los suelos pobres que se encuentran en regiones áridas. Publicado en informes científicos, el estudio mostró que la adición de biomasa torrefactada al suelo pobre de Botsuana aumenta la retención de agua en el suelo, así como el crecimiento de las plantas.

Cuando se utilizan altas temperaturas y la ausencia de oxígeno para llevar a cabo la descomposición de residuos de biomasa a partir de productos agrícolas tales como granos, el resultado es una sustancia rica en carbón llamado biochar. Biomasa Torrefactada, a veces llamada bio-carbón, es un tipo de biochar hecho a temperaturas relativamente más bajas, que ha recibido recientemente la atención como un método de pretratamiento para la utilización de la biomasa.

Con el fin de caracterizar las propiedades biológicas del suelo tratado con carbón vegetal, el equipo de investigación incorporó la biomasa residual de la planta de torrefacción, con cultivos de Jatropha (una especie de arbusto), a un tipo de suelo que se encuentran en regiones áridas como Botswana y compararon varias propiedades del suelo con muestras que no habían sido tratadas.

El líder del equipo Jun Kikuchi, dijo que la "Jatropha es un recurso potencial de biomasa para tierras secas africanas, pero las condiciones de clima y suelo pobres han limitado su producción. Nuestro estudio muestra que el tratamiento del suelo pobre con biomasa torrefactada mejora una variedad de factores que finalmente conducen a un mayor crecimiento de las plantas ".

Una cualidad importante de la buena tierra es su capacidad para retener el agua. Las pruebas mostraron que la retención de agua aumentó con el porcentaje de biomasa torrefactada, con un 5% de biomasa produciendo un suelo que contenía aproximadamente 5% más de agua que el suelo de control. Un buen suelo también se mantiene en buenas condiciones estructurales a profundidades donde la presión es mayor. La tierra tratada con un 5% de la biomasa torrefactada mostraron niveles significativamente más altos de esfuerzo de compresión que el suelo testigo, y significativamente más corto el tiempo de relajación, el tiempo necesario para que se relaje de nuevo en su forma normal después de ser comprimido.

Después de encontrar que la biomasa torrefactada retiene más agua, el equipo probó las propiedades químicas de los suelos. Encontraron que los niveles de potasio, fósforo y azufre fueron mayores en el suelo tratado con biomasa torrefactada, así como la disponibilidad de potasio, sodio y fósforo, tres elementos que toman regularmente desde el suelo las plantas.

Continúe leyendo en  RIKEN.

Crédito de la imagen:  omafra.gov.on.ca

Terms of Use | Privacy Policy

2017©. Copyright Environmental News Network