From: UCI News
Published November 23, 2016 11:02 AM

La selva de concreto funciona como sumidero de carbono

La fabricación de cemento es uno de los procesos industriales más intensos en cuanto a huella de carbono, pero un equipo internacional de investigadores ha encontrado que con el tiempo, el material de construcción ampliamente utilizado reabsorbe gran parte del CO2 emitido cuando se fabricó.

"Suena en contra de la intuición, pero es verdad", dijo Steven Davis, profesor asociado de ciencia del sistema terrestre en la Universidad de California en Irvine. "El cemento vertido en todo el mundo desde 1930 ha absorbido una parte sustancial del CO2 liberado cuando se produjo inicialmente".

Davis y sus colegas de China, Europa y otras instituciones de Estados Unidos registraron las emisiones de la fabricación de cemento y las compararon con la cantidad de CO2 absorbido por el material durante su ciclo de vida completo, que incluye el uso normal, la eliminación y reciclaje. Encontraron que "el cemento es un sumidero grande, que ha pasado desapercibido y sigue creciendo" en todo el mundo. "Sumidero" significa una característica como la de un bosque o un océano que retira el dióxido de carbono de la atmósfera y lo retira permanentemente para que ya no pueda contribuir al cambio climático.

La fabricación de cemento se considera doblemente intensiva en carbono porque las emisiones provienen de dos fuentes. Las moléculas de CO2 se liberan en el aire cuando la piedra caliza (carbonato de calcio) se convierte en cal (óxido de calcio), el ingrediente clave en el cemento. Y para generar el calor necesario para romper la piedra caliza, las fábricas también queman grandes cantidades de gas natural, carbón y otros combustibles fósiles.

Davis y sus colegas investigadores vieron el problema desde un ángulo diferente. Investigaron cuánto del gas se retira del medio ambiente con el tiempo por edificios, carreteras y otros tipos de infraestructura. A través de un proceso llamado carbonatación, el CO2 es atraído por los poros de materiales a base de cemento, como concreto y mortero. Esto comienza en la superficie y se mueve progresivamente hacia el interior, arrastrando cada vez más dióxido de carbono a medida que pasan los años.

Más de 76 mil millones de toneladas de cemento se produjeron en todo el mundo entre 1930 y 2013, según el estudio; 4 mil millones de toneladas fueron fabricadas en 2013 solamente, la mayor parte en China. Se calcula que, como resultado, se liberaron un total de 38,2 gigatoneladas de CO2 durante ese período. Los científicos concluyeron, sin embargo, que 4.5 gigatoneladas, o el 43 por ciento de las emisiones de la conversión de la piedra caliza, fueron reabsorbidos gradualmente durante ese tiempo.

Continúe leyendo en UCI News.

Crédito de la imagen:  Steven Davis / UCI 

Terms of Use | Privacy Policy

2017©. Copyright Environmental News Network