From: Jo Adetunji, The Ecologist, The Ecologist, More from this Affiliate
Published March 3, 2014 06:43 PM

Los peligros de las sustancias químicas usadas en el envasado de alimentos

Los efectos a largo plazo de los productos químicos sintéticos utilizados en el envasado, almacenamiento y procesamiento de alimentos podrían estar dañando nuestra salud, los científicos han advertido. Informa Jo Adetunji, editor de Salud y Medicina de la Revista The Conversation.

En realidad sabemos muy poco acerca de cómo los productos químicos afectan las funciones del cuerpo o promueven la enfermedad, o en qué etapa de la vida somos susceptibles.

 

ADVERTISEMENT

En un artículo publicado en la Revista de Epidemiología y Salud Comunitaria, los autores dijeron que la mayoría de estos productos químicos potencialmente dañinos fueron encontrados en "materiales que están en contacto con alimentos".
Estos incluyen los revestimientos en el interior de las latas, laminados en cajas de cartón, y los sellos de frascos de vidrio.

Pequeñas cantidades de productos químicos utilizados en estos materiales pueden difundirse en los alimentos y esto puede acelerarse por el aumento de la temperatura, el tipo de material utilizado y la duración del tiempo en que se almacenan los alimentos.

Mientras que algunos de estos migrantes químicos son objeto de regulación, tales como aditivos alimentarios indirectos en los EE.UU., no todos están regulados, y como resultado, se sabe que los consumidores son "expuestos crónicamente a los productos químicos sintéticos en niveles bajos durante toda su vida, incluyendo los períodos más sensibles del desarrollo."

Junto con las sustancias controvertidas, incluyendo productos que afectan al sistema endócrino y que se han asociado con la disminución de la fecundidad, el aumento de la incidencia de endometriosis y algunos tipos de cáncer, los autores dijeron que había más sustancias químicas potencialmente peligrosas aparte de las 4000 usadas en el material alimentario: "En los EE.UU., varios tipos de asbesto están autorizados como aditivos alimentarios indirectos para su uso en el caucho, mientras que el formaldehído, otro carcinógeno conocido, está presente en niveles bajos en botellas de plástico fabricadas con tereftalato de polietileno. El formaldehído también migra de la vajilla de melamina-formaldehído."

"Teniendo en cuenta la gran cantidad de bebidas de soda que se consumen a partir de botellas de tereftalato de polietileno, esto puede equivaler a una exposición significativa, aún no reconocida, de la población."

Sugirieron se haga un análisis de los usos que se da a los materiales a lo largo de la cadena alimentaria y en el envasado de los alimentos, la medición de los hábitos de consumo, tales como la forma como se almacenan los alimentos, y qué tipos de envases la gente prefería comprar.

Catalina Itman, investigadora de la Universidad de Newcastle que trabajó en el estudio, dijo: "Nuestra relación cómoda con los alimentos significa que, básicamente, se puede comer lo que queremos, cuando queremos. Mucho de esto se debe a las sustancias químicas."

"Aunque el número de estudios que relacionan la contaminación química de los alimentos a los problemas de salud humana es cada vez mayor, en realidad sabemos muy poco acerca de cómo los productos químicos afectan las funciones del cuerpo o promueven la enfermedad, o en qué etapa de la vida somos susceptibles."

"También debemos estar preparados para considerar si los riesgos planteados por los productos químicos identificados como inseguros se ven compensados por los beneficios sustanciales que se derivan de su uso."

Los autores, vinculados por la Fundación Packaging Food Forum, una organización benéfica con sede en Suiza que incluye los donantes de la industria de envases de vidrio, sugieren que se llevarán a cabo más estudios.

Vea más en  The Ecologist.

Imagen Meat packaging vía Shutterstock

Terms of Use | Privacy Policy

2014©. Copyright Environmental News Network