From: Drexel University.
Published September 7, 2015 07:10 AM

Basura o tesoro? Reutilización de los residuos orgánicos para alimentar a indigentes y crear empleos

"Si yo le ofreciera un plátano magullado, probablemente no estaría interesado", dijo Jonathan Deutsch, PhD, director del Centro de la Universidad de Drexel de Hostelería y Gestión del Deporte. "Pero, ¿y si te ofreciera un poco de helado de plátano en un día de verano caliente? Apuesto a que lo iba a encontrar mucho más atractivo".

Fue esta simple observación la que inspiró un nuevo modelo para la recuperación de lo que podría ser desechado: comida y su reutilización para alimentar a personas con hambre, generar ingresos e incluso crear puestos de trabajo. El modelo se puso a prueba recientemente en el oeste de Filadelfia, el hogar de una gran población de bajos ingresos y personas con inseguridad alimentaria, como parte del Reto de Recuperación de Alimentos de la Agencia de Protección del Medio Ambiente con el apoyo de Super Tiendas Brown.

Compilado por investigadores de la Universidad de Drexel, la Universidad de Pennsylvania, el Cabrini College y la EPA, los resultados fueron publicados en Ciencias de Alimentos y Nutrición, una revista internacional sujeta a la revisión comunitaria y dedicada a los últimos avances en ciencias de la alimentación y de la nutrición. El informe también proyecta la cantidad de comida que se podría ahorrar si el programa fuera replicado a nivel nacional.

Aproximadamente un tercio de todos los alimentos del mundo se desperdicia, según el informe. En los Estados Unidos la cifra es aún mayor con casi el 40 por ciento de todos los alimentos desechados, por lo que es uno de los países más derrochadores del mundo.

Los supermercados, en donde los productos frescos son rutinariamente retirados de los estantes por razones estéticas, son una fuente importante de estos residuos de alimentos. Fue aquí que los investigadores decidieron centrarse en el ahorro de alimentos y canalizar este flujo de comida, en nuevas y eficientes formas, hacia los que tienen hambre.

Los estudiantes de ciencias y artes culinarias y de los alimentos de Drexel recogieron miles de libras de frutas y verduras magulladas o deformes de los supermercados de la zona y desarrollaron productos y recetas en el laboratorio de alimentos de Drexel, dirigido por estudiantes, para darles un mejor uso. Estos nuevos y más atractivos productos, podrían ser servidos o vendidos, rescatando los alimentos de ser enviados al basurero y creando un sistema alimentario más sostenible, denominado Metodología Sensible al Sistema de Alimentos (FSSM por sus siglas en inglés) por los investigadores.

Para ilustrar el modelo, Deutsch regresa al ejemplo del plátano.

"Tan pronto como las bananas están maduras, son sacadas de los estantes del supermercado, porque van a estar demasiado maduras para el momento en que el consumidor las lleve a su casa y pueden terminar tiradas en la basura", dijo.

Aunque muchos supermercados ahora donan estos alimentos excedentes para comedores o albergues, artículos como los plátanos demasiado maduros o magullados aún pueden terminan en la basura porque son poco atractivos, incluso para alguien que tiene inseguridad alimentaria.

Continúe leyendo en  Drexel University.

Imagen de plátanos maduros vía Shutterstock

Terms of Use | Privacy Policy

2017©. Copyright Environmental News Network